El ministro de Fomento se cuadra ante Feijóo

|


FEIJÓO ganó las elecciones con la palabra –con la palabra y con los hechos de la legislatura precedente–, sentado en su banquito azul y hablando de tú a tú con los gallegos. Por cierto, ¿qué es del Faladoiro –así se llamaba el mueble, de diseño enxebre, nada de modernidades suecas–?, ¿cómo es que todavía no se ha incorporado a los fondos del museo do Pobo Galego? Sin embargo, el presidente de la Xunta también sabe ponerse serio cuando hace falta. Después de que el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, anunciase poco menos que un nuevo apocalipsis del AVE, la oposición intentó acosar al premier en el Parlamento, pero no se dejó amilanar. “A estas alturas no hay que repensar el AVE gallego, hay que hacerlo”, proclamó. Hasta De la Serna, que estaba en Valencia, tembló; anunció que la variante de Ourense se mantiene y pidió disculpas por sus “erróneas reflexiones” sobre el proyecto. El que manda, manda, no hay duda. ¡Fiiiirmes, ar!

El ministro de Fomento se cuadra ante Feijóo