LA GRAVE SITUACIÓN DE ALVEDRO

|

La cuesta abajo por la que se deslizan desde hace tiempo los aeropuertos gallegos se prolongó en enero, un período durante el que entre los tres perdieron más de 25.000 pasajeros. Pero simplemente con echarse las manos a la cabeza no se arregla nada; la caída continuará si no se analizan las causas de esa incesante sangría, para después tomar medidas que permitan invertir la tendencia, en especial en el caso de Alvedro, que fue el que experimentó el mayor descenso el mes pasado. Son muchas las preguntas que hay que formularse, pero se puede empezar por cuestiones tan simples como el precio de los billetes y plantearse, por ejemplo, cómo es posible que viajar en avión de A Coruña a Madrid cueste tres veces más que hacerlo en tren. Mientras siga vivo ese desequilibrio, será muy difícil que empiece la recuperación.

LA GRAVE SITUACIÓN DE ALVEDRO