De los pubs a los botellones

|

El Gobierno del Reino Unido reaccionó tarde a la crisis provocada por el coronavirus pero no tiene intención de cometer dos veces el mismo error. Así que no se conforma con restringir el aforo de los pubs y restaurantes y colocar dispensadores de gel hidroalcohólico. Cada día, tanto a trabajadores como a clientes se les tomará la temperatura antes de poder acceder al local, la barra será territorio prohibido y solo se atenderá a personas sentadas en mesas y habrá que reservar sitio por internet. Además, se bajará el volumen de la música para que no haya que alzar la voz, reduciendo de este modo la posible propagación del virus. Lo que no han tenido tan en cuenta es la necesidad de reforzar el control fuera de los locales. Los botellones, que allí no se llaman así, por supuesto, están siendo un problema de salud y de seguridad, con un puñado de policías heridos. A ver si encuentran un equilibrio.

De los pubs a los botellones