Urdangarin se pasa al voluntariado

|

BRIEVA no es Soto del Real ciudad de vacaciones, pero Iñaki Urdangarin no se puede quejar de la cárcel a la que se mudó en junio de 2018. Su vida es de lo más plena: sacho en mano, cultivaba tomates y pimientos en un pequeño huerto; se entregaba al cuidado del cuerpo pedaleando en una bicicleta estática y colgándose de unas espalderas, e incluso se preocupa por el bienestar de su alma y mantiene largas charlas espirituales con un sacerdote. Ahora empezará a salir de prisión dos días a la semana para desarrollar trabajos de voluntariado; anda que como los realice en el Ministerio de Hacienda... FOTO: iñaki urdangarin | aec

Urdangarin se pasa al voluntariado