::: VIERNES :::

|

 EL bronceado presidente de la Xunta abronca a  las gentes que, en vez de recorrer el Camino de Santiago, huyen a las playas, se tuestan al sol y gratifican su cuerpo con unos baños. Argumenta que los más inteligentes, los que quieren aumentar su cultura y aprender cosas, peregrinan y no se escapan a los arenales. Entre la muchachada pepera estas opiniones han causado estupor, conocedores de que Feijóo es un adicto a la playa y en la de Lapamán suele retozar junto a su familia.

 EL primer informe oficial sobre la muerte por una descarga eléctrica de una joven santiaguesa al tocar una farola pública requiere paciencia y sabiduría para descifrarlo. El criptograma técnico dice que quizá un rayo produjo un defecto en el aislamiento eléctrico de una farola, que lo traspasó a una columna cercana y de está circuló, a través de la toma de tierra, a otra farola y que cuando la adolescente tocó esta luminaria y, al mismo tiempo, la barandilla de hierro de al lado quedó electrocutada. Feijóo, que tampoco debió entender nada, ha sido tajante: hay que revisar todas las farolas de Santiago y dejarse de faroles…

::: VIERNES :::