EL DESCENSO DE LOS ATROPELLOS

|

Cualquier descenso en la siniestralidad del tráfico es siempre una buena noticia. Por lo tanto, hay que celebrar que el número de atropellos bajase en A Coruña un 27% el año pasado con relación a 2012. Es verdad que en ese tipo de siniestros tiene un peso muy importante el azar, ya que los atropellos múltiples destrozan las estadísticas, pero no solo interviene la casualidad, sino que también la prudencia –por parte de los conductores y por parte de los peatones– juega un papel decisivo y no cabe duda, entonces, de que los coruñeses se han valido de ella cuando transitaban por la calle. Mantener la tendencia a la baja es, por lo tanto, el reto que habrá que afrontar a lo largo de 2014.

EL DESCENSO DE LOS ATROPELLOS