UN MUSEO EN CORME

|

Por fin se inauguró en Corme su flamante Museo de Arte Contemporáneo, con presencia de autoridades de la Xunta, de la Diputación y del Concello y una numerosa concurrencia de artistas, amigos y ciudadanos que convirtieron el Sábado Santo en una luminosa y esperanzada fiesta pascual, con los colores verdecidos del pintor coruñés Julio Pujales como trasfondo. Una emocionada Cristina Torre Cervigón, viuda del pintor, a cuya generosidad y filantropía se debe esta increíble obra, cortaba la cinta inaugural bajo un sol que anunciaba las alegrías primaverales, para servir de pórtico luminoso a esas otras alegrías del espíritu que aguardaban entre las renovadas piedras del edificio.

Todo era pues claridad, esperanza y cántico de resurrección en Corme; todo constatación de que sólo el altruismo, el desinterés y el amor a la obra bien hecha son los motores de la humanidad. Cientos de horas de trabajo, de lucha, de desaliento de los “loquitos/as” embarcados en la aventura, se transformaban ahora en resplandeciente astro, que encontraba su contrapunto en las irisadas policromías de los cuadros de Julio Pujales y también en el maravilloso Cosmos Aleatorio donado por gran pintor Julián Casado, una de las piezas clave del museo, donde la luz se modula en delicadas gradaciones en torno a levitantes estrellas.

Un sol en el cielo de Corme, pero sobre todo muchos soles dentro de este recinto recién estrenado; soles que vibran en cada pincelada de color, en cada trazo emocionado, en cada cuadro, en cada escultura, en cada forma que reinventa el mundo, pero sobre todo en cada uno de los corazones presentes, convocados por el entusiasmo de unos pocos utopistas y aunados por la fuerza atractiva de la belleza.

La Costa da Morte ya tiene su Museo de Arte Contemporáneo y en él, –y en torno a la exultación pánica de J. Pujales–, lucen obras espléndidas de nombres consagrados: Alcorlo, Abelenda, Saura, Clavé, Brinkmann, Colmeiro, Eduardo Arroyo, Carlota Cuesta, José Hernández, Failde, María Victoria de la Fuente, Lucio Muñoz, E. Naranjo, Alfonso Costa… y así hasta un total de 180 artistas de diversas latitudes, con un denominador común: la autenticidad de lo singular, de lo ajeno a las pautas y modas de los grandes circuitos. Memorable día para Corme y para Galicia y aleluya para C. Torre y los miembros del Patronato de la Fundación Torre-Pujales

UN MUSEO EN CORME