Las pajas y las vigas

|

PEDRO “La sonrisa” Sánchez no es un hombre muy dado a cumplir sus compromisos. Véase la convocatoria de elecciones en el menor tiempo posible o la publicación de la lista de los amnistiados por Hacienda. Debe ser cosa de familia, porque acaban de rescatar del olvido un vídeo en el que su mujer, Begoña Sánchez, confesaba que no dejaría su trabajo si su marido ganaba las elecciones. Era por entonces junio de 2016 y ahora, dos años, después ha pedido la excedencia en Inmark Europa, firma de la que, por cierto, es socia, para dedicarse full time a ejercer como primera dama. ¿Michelle Obama? ¿Hillary Clinton? Coherencia ejemplar la suya, como la de su marido, que el año pasado se puso como una fiera y exigió la dimisión del entonces ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, por haberse quedado a dormir en casa del embajador en Ecuador, país al que había viajado pagándose el billete de su bolsillo. Ahora, en cambio, ve como lo más normal del mundo su viaje a Castellón para el concierto de The Killers usando un avión oficial. ¡Menudo morro! ¡De altos vuelos!

Las pajas y las vigas