Víctor Manuel no es un pusilánime

|

ANA Belén ya no es aquella niña que hacía monerías con Zampo, ni Víctor Manuel el guaje que cantaba para Franco en actuaciones privadas. Desde entonces han pasado muchos años, pero ambos siguen juntos aún y recientemente clamaban a coro contra los excesos de la corrección política de la “pusilánime” sociedad actual, que recorta la libertad. Semejante confesión parecía propia de dos tipos libertarios y él ha confirmado que lo es, ya que se ha descolgado con una frase lapidaria: “No puedes gustar a todos, a menos que no hables de nada como Julio Iglesias”. Casi es mejor ser correcto y parecer un pusilánime que ir de faltón por la vida.

Víctor Manuel no es un pusilánime