Arriba esos ánimos

|

Ya sé, colegas, que nos cogió por sorpresa. Y no quiero pensar que es una confabulación de los siempre que nos tienen envidia, pues –como ustedes saben– estamos en el buen camino, que así nos lo juran desde la Xunta.
Y cuando ya estábamos a punto de llegar, zas, una encuesta nos señala con el dedo: los gallegos forman parte, formamos, el grupo de españoles con peor percepción de la felicidad.
Como se montó el pollo, los de la encuesta añadieron rápidamente que no tiene valor científica, pues solo cuentan con trescientas y poco respuestas. Ya. Vale. Pero el daño está hecho.
Y ahora ya tiene coartada Alcoa y lo que queda de Fenosa para llevarnos los cuadros de su colección. Nos hacen perder la fe y ya nos lo decían desde estas mismas páginas el sábado pasado.
Pero recapitulemos y sigamos, con el mismo espíritu exploratorio de los siux. La referida encuesta: peor que nosotros no hay nadie. Nos deprimimos más después de cumplir los cuarenta y antes, por tanto, andamos por ahí felices y contentos como ahora, y con cualquier edad, se pasean contentos en Navarra y Baleares según la misma encuesta. Vale, ya.
Primero en las islas Baleares están rodeados de mar por todas partes, menos el ferry, que los une con la corte y tan contentos. Y si se ponen delante del mapa y se fijan en la parte de arriba a la derecha, nos encontramos con unos que se quieren ir. Y si, por poner un ejemplo, nos fijamos en las disposiciones del Tribunal Supremo ¿a cuántos no les entran ganas de pirarse?
Arriba esos ánimos compañeros. Hay mucho de lo que presumir. Por ejemplo, los de Madrid, que ríen mucho, no tienen playa y en Navarra el equipo de fútbol va arrecú.
Y nosotros tenemos de todo ¡hasta dunas! Y lo mejor, son de poner y quitar. Y si estamos un poco acongojados los gallegos que pasamos de los cuarenta es por presumir de que la Xunta nos llama “os maiores activos de Galicia, pola nosa sabedoría é memoria viva”.
Ahí está el asunto: con lo que sabemos, si además nos acordamos de todo, pasa lo que pasa cuando nos preguntan. Y lo que es peor, los activos de ahora, pronto llegará a la edad de cuarenta años…
De lo que nadie duda es de nuestra buena salud: por ejemplo a la calle para mejorar la Sanidad, con premio: el Sergas da marcha atrás en el tema de los pediátras. Arriba esos ánimos, compañeros.

Arriba esos ánimos