UN MAL DÍA PARA MAS

|

Es de suponer que Artur Mas habrá pasado ayer muy mala noche. Se le tiene que notar hoy el rostro cansado, sobre todo después de saber que el Adif ha licitado inversiones por más de 1.000 millones de euros para la conexión por AVE entre Galicia y Madrid. Son, en concreto, algunos de los tramos de mayor complejidad técnica y, este nuevo avance, supone un claro espaldarazo para la infraestructura, tan necesaria no solo para Galicia sino también para Castilla y León. Resulta patético que en Cataluña, que disfrutan ya de su conexión por alta velocidad con la meseta, critiquen ahora inversiones similares a las que ellos estuvieron recibiendo durante años.

 

UN MAL DÍA PARA MAS