¿Y si el banco que encargó Xiao Varela está apolillado?

|

MARY tenía un corderito; Houston tenía un problema y la Marea, nasía pa’ganá, tenía un banco. Tenía y tiene, porque lo encargó en 2015, o sea, recién llegada a María Pita y desde entonces permanece guardado en un almacén. Xiao Varela, responsable de la Concejalía de Paseo de Bicicletas –camina por la calle con una como quien lleva al perro a hacer sus necesidades, pero jamás se le ha visto pedaleando–, lo encargó como un instrumento para uno de sus planes de regeneración urbana, pero lo dejó arrumbado no jalpón. Pero, eso sí, desde entonces turra que turra con que hace falta un banco corrido en la dársena, pero, al mismo tiempo, tocando las narices con que la seguridad en la zona es competencia de la Autoridad Portuaria y esta, con la ley en la mano, respondiéndoles que le corresponde al Concello velar por la integridad de las personas. Al final, una vez más, la xente do común no tenía razón –ya es mala suerte equivocarse tantas veces–, la seguridad es cuestión suya e instalar el banco también. Esperemos que no esté apolillado y que aún sirva para colocarlo en la Marina. FOTO: xiao varela, disfrazado, cerca del lugar de autos | aig

¿Y si el banco que encargó Xiao Varela está apolillado?