Deportivistas que se cierren puertas

|

CARLES Gil confesó al final de la temporada pasada que “deportivamente” no le gustaría volver a encontrarse con Seedorf, pues sabía que no jugaría ni un partido. El entrenador no contestó, ya lo había hecho marginando de las alineaciones al valenciano. Borja Valle ha sido más paciente, ha esperado hasta esta semana para proclamar que el gran cambio del Deportivo es que en esta campaña las decisiones se toman por el bien del grupo. De golpe se ha cerrado tres puertas. Si Mel, Cristóbal y el propio Seedorf son susceptibles y se dan por aludidos, ya saben un jugador al que nunca querrán en su plantilla. FOTO: borja valle, en abegondo | aec  

Deportivistas que se cierren puertas