La paliza que hasta puede que faltase

|

Tiene 28 años y le gusta salir de fiesta los fines de semana. Pero la forma que ha elegido para pasarlo bien es bastante chunga. Tanto que en una de sus últimas correrías nocturnas acabó en el calabozo. Conoció a una chica en un bar de copas, salieron al exterior, él la condujo hasta su coche y, al parecer, la violó. La joven avisó a sus amigos que estaban en el interior del pub y montaron una batida por la zona para dar con el animal. Este, asustado, llamó a la Policía para que lo protegiese, porque querían darle una paliza. Si es verdad que violó a la chica, la pena es que no llegasen a dársela.

La paliza que hasta puede que faltase