De bares por el concello

|


LOS problemas crecen en el concello ferrolano ahora que Beatriz Sestayo se ha convertido en jefa de la oposición y no duda en amenazar a sus antiguos colegas con llevarlos a los tribunales. El motivo es que el Ayuntamiento no es un bar, según la socialista, donde se realizan tertulias. Es que no está para charlas de cafetería en las que no se sabe diferenciar entre clientes y camareros, puesto que unos están ahora del lado contrario de la barra. Un caos por llevar independientes en las listas que hacen complicado leer la carta del menú, si es que lo hay. Se comienza por fumar en el baño y se acaba tomando tapas en los plenos municipales, eso es lo que tiene el no diferenciar trabajo de ocio y la exsocia está para recordarlo ahora, claro, antes no era necesario.

De bares por el concello