Campo de Agramante

|

Todos asaltan nuestro equilibrio racional sin darnos tregua. Pretenden catequizarnos. Calumnian, mienten, tergiversan, dicen verdades a medias, cuentan pirulas o nos venden motos. Todo vale en el pin, pan, pum de la barraca de feria transformada en campo de Agramente de la próxima contienda electoral. Incluso algún charlatán alude a polisemias para definir la nación como diversificaciones en lo universal con idéntico destino. Otros, ex presidentes de Gobierno, se autoexcluyen en función de nostalgias pasadas pues el tiempo es irreversible y las potencias de antaño no pueden ser actos hoy.
Convendría advertir que todos tensan duros arcos para conquistar la Moncloa. Mismas flechas unívocas pero antagónicas. Los muchachos del PSOE por rescatar una primogenitura perdida y un espacio reconocible vendidos por un plato de poder. El pusilánime PP incapaz de epatar-pese a su abrumadora mayoría absoluta-porque hay muchos barones en el fogón y el jefazo cocinero ha consagrado cuerpo y alma al rescate eoonómicointerpretación marxista de la Historia- cuando tantos alimentos hubiera
sido oportuno guigar al unísono, dados sus buenos principios de pinche.
Crecen emergentes de nueva labia, “casta” vuelta caspa que se deshincha como globo pinchado en los pasados comicios catalanes y otras siglas vocingleras y anarquistas que marcharon por el sumidero. Unicamente semeja salvarse los ciudadanos de Rivera y su niña Inés Arrimadas porque son “demasié” hermosos y ocultan su columpio ideológico-según resulten las urnas el 20 de diciembre-bien azul o rojo. 
Otros montaraces-mareas, aquí estoy yo, radio macuto, antisistemas y demás Populismos-caminan tuiteros tras un peronismo desgarbado y sin rubor del Cis que confiesa predilección por tipos como Ana Colau, Carmena, el juez Pedraz, que declara preferidos de los españoles, aunque el organismo oficial publique hoy una consulta cerrada el 23 de junio...
 

Campo de Agramante