:::: MIÉRCOLES ::::

|

La misteriosa propuesta del BNG para conseguir votos

UNA de las características de las sociedades secretas es disponer de su propio lenguaje, compuesto precisamente para que solo sus miembros lo entiendan. Los partidos políticos tienden con demasiada frecuencia a asemejarse a la Mano Negra, los Carbonarios y demás organizaciones misteriosas, pues sus mensajes son alimenticios para los integrantes, pero al resto del mundo resultan tan poco nutritivos como el menú de Gandhi. La izquierda, mucho más imaginativa que la derecha, está especialmente dotada para esos anuncios ininteligibles y si se trata de la izquierda nacionalista, ya no te cuento. Solo hay que fijarse en el pilar del programa de Nós Unidade Galega, la marea –baja– en versión Beneguai, para darse cuenta de que se trata de un misterio insondable, ya que apuesta antes por la soberanía que por la independencia. Me lo expliquen, por favor.

El rebobinado de Carmena

LA abuela Carmena está un poco mayor para Ricky Martin (“Un pasito palante, María; un pasito patrás”); la Yenka (“adelante, atrás, un, dos, tres”) es más propia de su edad . Y por eso se ha aplicado a bailarla. En el libro de Maruja Torres que hoy se pone a la venta asegura que si pudiera rebobinar, no se presentaría a las elecciones. Semejante afirmación provocó un cataclismo, ante el que la alcaldesa corrió a afirmar que eso lo pensaba hace unos meses, pero ahora solo piensa en seguir adelante con su cruzada de Juana de Arco laica para regocijo de la postmodernidad. Por supuesto que es muy libre de avanzar, retroceder, dar un paso a la izquierda, otro a la izquierda, otro a la izquierda y así hasta el infinito y más allá, pero cuando se tiene ganas de rebobinar es mejor hacerlo y después accionar el botón de stop y a continuación el de eject, como hacía en los tiempos de su juventud cuando escuchaba a Jarcha en un casete. 

Las existencias inagotables de las malas prácticas  

CUANDO Albert Rivera aún se hacía llamar Adolfo Suárez, el material que una empresa tenía para venta se denominaba existencias; pero casi coincidiendo con su cambio de nombre ese conjunto de bienes fue rebautizado como stock. Pero se emplee el término que se emplee, está claro que todos los partidos, incluso los seráficos Ciudadanos, acuden a abastecerse al inagotable almacén de las malas prácticas. Si hace uno días se supo que César Zafra, coordinador de C’s en Madrid y diputado autonómico, mintió en el currículum que presentó ante la Asamblea madrileña al definirse como “abogado”, ahora se ha conocido que Elisa de la Nuez, la ideóloga del código anticorrupción del partido naranja, constituyó una sociedad que facturó 1,5 millones a la empresa pública en la que había trabajado antes. ¡Dónde habrá quedado el espíritu de UCD! 

El yihadismo acaba con la memoria de ZP

LA Historia no reserva un espacio muy destacado a Zapatero; ni la de España ni mucho menos la universal, pero los yihadistas se han encargado de dinamitar el recunchiño que pudiera ocupar. Ponerlo como ejemplo de docilidad, como ha hecho el Estado Islámico, en un vídeo en el que amenaza a Francia con nuevos atentados si no cesan los bombardeos sobre Siria es la confirmación de la bajeza moral que ya se presuponía a ZP.

Galpones y gallineros con uso residencial en Ourense

LAS revisiones catastrales deberían figurar entre las principales causas de deforestación de la Amazonia, pues provocan tal cantidad de escritos de recurso, ratificación, reclamación, apelación... que el consumo de papel se dispara. Porque, además, el término revisión constituye un burdo eufemismo para enmascarar lo que realmente es un incremento del valor de un inmueble, con la consiguiente subida del impuesto que hay que pagar por él. Los vecinos de como Verín, Ribadavia, Lobeira o Allariz están sumidos estos días en plena vorágine de protesta contra el catastrazo que se les quiere aplicar, y no les falta razón, ya que gallineros y galpones son considerados en muchos casos como de uso residencial. Una coña.

Alvariño se va y renuncia a recuncar

DE otra persona se podría decir que tira la toalla, pero para el presidente de la patronal gallega, con su apostura de dandy, hay que buscar otra expresión. Habrá que decir, por lo tanto, que José Manuel Fernández Alvariño se va. Tampoco se le puede aplicar la frase tan de las abuelas “seguro que quedaches con fame, fágoche un bisté?”, porque ni se ajusta a sus maneras ni está dispuesto a recuncar. Él mismo ha anunciado que no se presentará a la reelección. El caso es que con corrección o con zafiedad, ha concluido una etapa muy convulsa en la Confederación de Empresarios y se abre, por lo tanto, un período para el que es imprescindible recuperar la calma.

El cartucho de Navantia trae de nuevo la felicidad

UNA buena noticia para los empleados de Navantia. Este año celebrarán las fiestas con el tradicional cartucho que entrega la empresa. Compuesto principalmente por aceite, aceitunas, chorizo, turrón, clarete y otros productos de temporada. Una buena iniciativa del comité va a ser pedir a los empleados y descendientes que no precisen de las viandas que las donen para que hagan uso de ellas aquellas personas necesitadas. A ver si cunde el ejemplo y se logra que haya Navidades felices para todos. Lo triste es que haya miles de empleados que nunca recibieron una cesta y que el comité de la empresa pública gastase recursos en judicializar la supresión del agasallo, cuando la crisis golpeaba más duro que nunca.

La búsqueda de recursos para la Universidad

EL candidato a rector Daniel Pena representa la ruptura con la inercia que mueve a la Universidad desde hace un buen número de años y a la que quiere dar continuidad Julio Abalde, el otro aspirante al sillón de Xosé Luís Armesto. A la vista del mensaje que lanzó Pena al presentar al equipo con el que aspira a gobernar la institución académica no cabe duda que de su mano entrarían aires nuevos en A Maestranza, ya que aseguró que su intención es generar un cambio que permita crecer en ingresos. Esa declaración de intenciones debería servir para impulsar la renovación, pues supone todo un contraste con el lamento permanente en el que vive el grupo Nova Luce y que se da de bruces con el esencia de la Universidad.

:::: MIÉRCOLES ::::