¡Al cole!

|

La ministra Celaá y los consejeros de Educación de las Comunidades Autónomas deberían haber previsto el regreso de los niños a las aulas. Para ello, tendrían que haber debatido sobre todos los escenarios posibles buscando respuesta a cada uno de esos escenarios. Es incomprensible que no haya sido hasta estos últimos días de agosto cuando han empezado a desbrozar las medidas para la vuelta a los centros educativos.

En estos meses de verano ha habido tiempo suficiente para abordar la manera de que los niños puedan dar clases presenciales cumpliendo con los protocolos pertinentes, como el de estar separados dos metros, o la utilización de mascarillas. Para eso, es evidente que las clases tienen que adaptarse y que, sin duda, se necesita reforzar a los colegios con mas profesorado.

Es obvio que muchas escuelas son pequeñas y no tienen espacio suficiente para desdoblar las clases, pero siempre hay alguna solución y es en esas soluciones en las que deberían de haber estado trabajando los responsables políticos juntos a los propios colegios.

Otro ejemplo ¿por qué no se ha dispuesto que, antes de que comiencen las clases, a todos los profesores se les hagan las pruebas del Covid, y de paso a los alumnos? Hacerlo supondría un primer cribado para afrontar la vuelta a clase.

Lo que es evidente es que las clases presenciales deben de primar sobre las telemáticas. En primer lugar, no todos los niños tienen un ordenador para seguir las clases, y en segundo lugar, si en una casa hay dos o tres hermanos difícilmente habrá dos o tres ordenadores. Añádase que no todos los niños tienen “habitación propia” para poder estar tranquilamente siguiendo una clase, lo mismo tienen que compartirla con otro hermano que también necesita ese espacio para recibir telemáticamente sus clases. O puede que nadie pueda quedarse con ellos en casa porque sus padres trabajen.

En fin, que los niños no acudan a las aulas establece una línea roja de desigualdad. Quienes sus familias disponen de mas medios económicos no tendrán mayor problema, pero los que carezcan de esos medios económicos se verán abocados a una situación de desigualdad en el aprendizaje.

Por eso es necesario que las escuelas se abran y los niños puedan volver a las aulas naturalmente con todas las garantías necesarias. Yo no sé que han hecho las autoridades educativas durante el verano pero lo que está claro es que no han hecho los deberes. 

¡Al cole!