“FINIQUITOS”

|

Por favor, que alguien me lo aclare, porque se me hace difícil entenderlo. El Congreso gastará otros tres millones para “finiquitos” de exdiputados. La Mesa aprobó la indemnización por cese para 131 parlamentarios. Por ejemplo, 75.024 euros en 24 meses recibirán los socialistas Cuesta, Fernández Marugán o Cuevas. Por otra parte, 6.252 euros es el mínimo que recibirán en dos meses, los parlamentarios que menos tiempo han ostentado su cargo. Y, en fin, 12.504 euros por una legislatura recibirán como indemnización aquellos que sólo han ejercido en las Cortes durante cuatro años.

Mientras, Alberto Martí Villardefrancos, presidente de la Cocina Económica de La Coruña, se las ve y se las desea para dar de comer a tantos necesitados que acuden a saciar su hambre a la calle del Orzán. O cómo está de lleno el refugio/residencia del Padre Rubinos y así, sucesivamente.

A mayor abundamiento, estos parlamentarios que se van ya habían cobrado religiosamente su sueldo de diputados. Estamos viviendo de prestado. España gastará en los intereses de la deuda 28.848 millones, más que los 27.300 que logrará con los recortes. Nuestro problema real es el riesgo de la insolvencia. Hemos de convencer a los que nos prestan de que seremos capaces de pagar lo que nos dejan. España seguirá gastando este año 60.000 millones más de los que se ingrese. El Estado va a seguir gastando 15.000 millones más que en 2007, cuando la crisis aún no había comenzado.

A medio o corto plazo, será necesario recortar prestaciones de un Estado del Bienestar que hoy no podemos pagar. Así pues, pretender aflorar 2.500 millones perdonando a los defraudadores a la vez que se castiga con más impuestos al españolito de a pie no es pragmatismo. Es un error, un inmenso error. Un error moral y contable.

Los depósitos bancarios suman 52.000 millones menos que hace un año. Y todos nos preguntamos: ¿Estarán huyendo los ahorradores de España? Volviendo al principio: En total, en la actualidad son 75 exdiputados y exsenadores quienes desde 2000 se han acogido al generoso sistema que describíamos. Pero este dadivoso proceder de los “finiquitos” de marras no regirá para los diputados de la actual legislatura, pues este precepto fue derogado durante los últimos meses del mandato de Bono.

“FINIQUITOS”