Rescate “Cajario”

|

Se vienen sucediendo las condenas a directivos de las distintas cajas de ahorros. La última a los de la de Castilla la Mancha, cuyo director era el inclino Hernández Moltó. Ese que siendo diputado socialista dijo al director del Banco de España: “Míreme a los ojos, señor Rubio”. Se lo dijo con esa gravedad que crea conciencia y habla de la conciencia de quien así se expresa. 
La cuestión es que a raíz del rescate de la UE de la banca, los políticos de todos los signos hablan de rescate bancario, no “cajario”, porque fueron las Cajas las rescatadas y no los bancos. Pero ¿quién dirigía las Cajas?, pues ellos, y ellos fueron los responsables de su hundimiento. La fórmula muy sencilla. Plaza del pueblo, político, “¿queréis un aeropuerto?”.  Pueblo enardecido, “sí”. Ellos, “se hará”. De allí se iban a la caja de ahorros que dirigían y le ordenaban que financiara la ruinosa obra, y la caja cogía los fondos de la humilde clase trabajadora, eran sus activos, y los dilapidaba en esa magna sandez. 
Una vez hundidas y ante la imposibilidad de sanearlas a través de ninguna mágica fórmula, preferentes, fusiones, contorsiones…, optaron por la transfusión, el rescate. 
Y qué hacer para tapar el escándalo, pues lo típico, buscar un malvado al que culpar, y qué mejor que los infames bancos. Eso sí, solo están imputados los directivos de las cajas y solo ellos son condenados, pero eso qué importa, el rescate fue bancario y ellos no son banqueros.  

Rescate “Cajario”