LOS EFECTOS DE LA MANIFESTACIÓN

La participación con la que contó la manifestación convocada para ayer por los empleados de Alcoa demuestra la preocupación que existe en A Coruña por el posible cierre de la factoría. Esa inquietud tiene una base muy sólida, puesto que la multinacional canadiense ya advirtió de que si no consigue una electricidad más barata en la próxima subasta despedirá a toda la plantilla de la fábrica de A Grela, una medida que nadie desea y que obliga a que el ministro de Industria sea el primero en reaccionar. Los “chantajes” son intolerables, vengan de quien vengan, pero en este caso más que de una amenaza hay que hablar de “presiones”, es decir, de pura estrategia empresarial, frente a la que la mejor respuesta es convocar esa subasta y asegurar así el futuro laboral de cerca de medio millar de trabajadores y de otras tantas familias coruñesas.

LOS EFECTOS DE LA MANIFESTACIÓN

Te puede interesar