La ruinosa herencia del engominado Santisteve

|

EL podemita Pedro Santisteve solo fue durante cuatro años alcalde de Zaragoza, pero ¡menudos cuatro años! Se dio a conocer en toda España cuando aseguró que era lógico que sus conciudadanos le pagasen la gomina, porque siempre debe estar “presentable y decente”. Luego reclamó que la Academia Militar de su ciudad dejara de ser militarista, más tarde pidió que se dejase a los jóvenes en paz, sobre todo si a lo que se dedicaban era a fumar porros, y posteriormente financió con fondos municipales un folleto en el que explicaba cómo meterse un tiro de cocaína sin reventarse el tabique nasal. Tanto disparate hacía pensar que usar gomina a todas horas es pernicioso para el cerebro, pero lo malo es que no quedó ahí la cosa, sino que ha dejado como herencia un pufo de cien millones en el Ayuntamiento. ¡Qué peligro!,  los zaragozanos se han indignado y ya se sabe que cuando allí se alporizan la cosa se pone chunga. Que se lo pregunten a los generales de Napoleón que se toparon con Agustina de Aragón. FOTO: pablo iglesias y pedro santisteve, ¡vaya pareja! | aec

La ruinosa herencia del engominado Santisteve