Las cosas vuelven a su origen

|

ahora se le llaman brotes y no hay rueda de prensa diaria de Simón, pero la realidad es que la situación por la que estamos pasando, por desgracia, recuerda a los primeros momentos de la pandemia. Eso sí, hay una gran diferencia, y es que el número de víctimas mortales nada tiene que ver ya que la mayoría de los casos que se manifiestan ahora son con síntomas mucho más leves o incluso sin ellos. Pero salvo por este matiz (ojo, que es muy importante) tal pareciera que estamos volviendo a aquel lejano mes de marzo, cuando todo se nos fue de las manos. El pasado miércoles se notificaron casi 1.000 nuevos casos y, en dos semanas, el número de infectados se ha disparado hasta más de 16.000. Y lo peor es que, con esta perspectiva, todavía hay quien se cabrea porque nos obligan a llevar mascarilla todo el día o porque no le dejan montar unas fiestas patronales como las de antaño.

Las cosas vuelven a su origen