Arrimadas fracasa y el plan de vacaciones sigue adelante

|

LAS familias españolas de otros tiempos consumían las últimas horas de la mañana del domingo entre las misa de doce y el aperitivo. Vermú rojo para los padres y una Fanta con dos vasos para los niños –la parejita–. Entonces se soltaba la lengua y cuñados y suegras acababan bonitos. Ahora, en los tiempos internáuticos, se puede poner a parir a otro sin salir de casa. Eso fue lo que hizo Inés Arrimadas, musa del sector pijo de Ciudadanos, es decir, de todo el partido y parte del extranjero. Se levantó ciberfarruca y malló en Pedro “La sonrisa” Sánchez: “Cuando llegas a Moncloa por la puerta de atrás de la mano de los partidos separatistas pasa esto: viene un fugado de la justicia que dio un golpe a la democracia y encima se pone exigente. Sánchez es un balón de oxígeno para el separatismo #EleccionesYa”. Optimista ella si pensaba que su demoledora andanada iba a causar algún efecto en el presidente del Gobierno. Y, por supuesto, sus planes de vacaciones no se alteran: tres semanitas rascándose la barriga. Cataluña, inmigrantes, taxistas... que esperen, que bien bronceado se resuelven mejor los problemas.

Arrimadas fracasa y el plan de vacaciones sigue adelante