RAJOY Y CÁRITAS

|

Vayamos por partes. Un genio de la literatura española como es Antonio Gala ha dicho: el llamado Rajoy es una de las personas menos comprensibles de este país. Miente con facilidad; ignora los elementales preceptos de la economía y del valor personal; carece del respeto hasta de sus sumisos, y tiende a desaparecer con una frecuencia desalentadora. Hasta que Rajoy se inhiba o lo inhiban, no habrá nada que hacer. Ojalá su suerte se apresure. Y la nuestra. Toda Europa está pendiente de ella. Aunque sea sólo por curiosidad. Se podría añadir a todo esto que difícilmente jefe de Gobierno alguno habrá exhibido mayor torpeza a la hora de elegir un Gabinete de ministros.
La más sangrante reciente prueba de la ineptitud de Gabinete acaba de ofrecerla Cáritas al manifestar que tres millones de españoles malviven con menos de 307 eruos al mes. Y añade que existen necesidades básicas como alimentación o vivienda que no están cubiertas. Matiza que España está a la cabeza de Europa en desigualdad. Esta situación está afectando de manera radical a las relaciones sociales y al horizonte vital de las personas. Estamos en un túnel tan largo que no se le ve salida. Esta tendencia corre el riesgo de incrementarse por el nivel de desempleo, la pérdida de capacidad adquisitiva de la población, el debilitamiento de las políticas sociales y el recorte progresivo de los derechos.
Cáritas esta haciendo las labores y otorgando los auxilios que debieran correr a cargo del Estado. Pero, ¿qué pueden ustedes esperar de la sonrisa de hiena de Montoro que va patinazo tras patinazo? ¿O de los desequilibrios verbales y de acción de una Báñez que parece un poeta entre dos platos? ¿O de la nesciencia e ignorancia de una Mato con un apellido predestinado? ¡Qué Gobierno, madre mía! ¿De qué de brotes verdes se puede hablar en esta depauperada España? ¡Váyase, señor Rajoy! Pero váyase “cagando virutas” que dicen los niños.

RAJOY Y CÁRITAS