Las culpas de la mala situación del Deportivo

|

Los que saben de fútbol aseguran que un equipo se construye desde atrás. Conclusión: el Deportivo está mal construido, muy mal construido, pues la zaga no es impenetrable ni el resto de las lineas ayudan a reducir la permeabilidad. ¿La culpa es de Anquela? Una parte sí, pero no toda. El entrenador es incapaz de hacer comprender a sus jugadores que un partido de fútbol consiste en impedir que te metan goles y, en cambio, meterlos tú. Pero él pone sobre el césped lo que tiene, que no es bien poco, la verdad. Ahí es donde empieza el reparto de culpas. Carmelo del Pozo fue quien diseñó la plantilla, así que también a él le corresponde una cuota responsabilidad. Pero hay más; el consejo de administración tampoco está al margen. Por mucho que sus miembros hayan decidido jugar al escondite, son quienes dan el visto bueno a los fichajes y se hacen la foto con los recién llegados. Excepto la afición, nadie se salva de que el equipo haya llegado a la terrible situación actual.

Las culpas de la mala situación del Deportivo