No voy a ser yo

|

Tengo señora, dos hijas, hipoteca, calefacción eléctrica y perro. Así que no voy a ser yo quien, a lo tonto, se meta en líos con ciertas instituciones que han venido demostrando estados carenciales en sentido del humor.

Por eso no voy a ser yo quien critique la decisión de la fiscal de la sección de delitos medioambientales de dar carpetazo al caso Someso con la mera lectura del informe remitido por el Ayuntamiento de A Coruña. No voy a ser yo, tampoco –que en todos los lados hay habichuelas a media cocción–, quien se pare a analizar dicho informe y deduzca que la cosa estaba cantada por lo ambiguo de las conclusiones.

No voy a ser yo quien pregunte por qué un asunto de índole urbanística acaba en la mesa de un despacho dedicado a los delitos contra el Medio Ambiente. Si el fiscal jefe lo ha trasladado, sus motivos tendrá.

No voy a ser yo quien patalee por no entender cómo es posible que se hayan evaporado 19 millones en pérdidas patrimoniales y no haya ni un responsable con su nombre y sus dos apellidos. Tampoco voy a ser yo quien vaya llorando sobre un folio el goteo de indemnizaciones hasta que el cociente rebase los 20 millones.

Por esas mismas lógicas y humanas razones, no voy a ser yo quien dé altavoz a los dosieres que circulan por ahí desde el minuto cero, y que nos detallan –con capcioso objetivo– que la firmante del archivo fue nombrada fiscal de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado siendo ministro de Justicia Francisco Caamaño, y cesada por orden de Alberto Ruiz-Gallardón.

No voy a ser yo quien le ponga caras a la mala gestión que destapa el informe y que reitera la Fiscalía. Si nadie en María Pita se atrevió a dar ese paso, mis pies se empolvarán en otro camino menos empinado.

No voy a ser yo quien dude de la independencia del Poder Judicial con respecto al Legislativo y a Ejecutivo, porque si empezamos por ahí se nos descoyunta el sistema, y no tengo los huesos para dormir de tienda de campaña, ni en una celda de Teixeiro. Y si el señor juez me dice que no haga fotos en los pasillos, pues no hago fotos. Y punto.

No voy a ser yo, en definitiva, quien le falte al respeto a la Justicia, ni aún proclamando con golpes en el pecho lo contrario. Si quiero meterme en líos, me voy Maratón con la camiseta de Iago Aspas.

No voy a ser yo