Shakira demuestra que no es un oso

|

La FAO, la división que se inventó la ONU para ocuparse de los asuntos de la alimentación en el mundo, recomendó hace unos años incluir insectos en el menú, ya que muchas especies tienen tantas proteínas como la carne y su producción es barata. O sea, que entre comerse una cucaracha y una costilleta no hay diferencia. Sin embargo, su sabor no debe de ser ni parecido. Que se lo digan a Shakira, que anda de gira por México, donde probó las hormigas. Al acabar, sentenció: “Deben de ser muy alimenticias, porque si no los osos no las comerían”. Pues ella debe tener poco de oso, porque puso una cara al comerlas...

Shakira demuestra que no es un oso