Pasar de dialogar a verse intervenidos

|

Como no hay mal que por bien no venga, los secesionistas catalanes se han quedado compuestos y sin mesa de diálogo a cuenta de la crisis sanitaria en la que nos hemos visto envueltos. Sin llegar al nivel de maldecir a los chinos, como hicieron desde Vox, a cuenta del virus, la realidad es que, no solo verán sus aspiraciones de fijar un referéndum frustradas, sino que, además, es muy probable que terminen comprobando cómo el malvado Estado central acaba interviniendo su Sanidad, que es lo que permite el estado de alarma decretado. Sus quejas sí que se van a oír hasta en China.

Pasar de dialogar a verse intervenidos