Terminar la cuarentena con una caligrafía de diez

|

para muchos los cuadernillos Rubio son una referencia de su paso por la etapa escolar y, aunque las nuevas tecnologías se han abierto paso en el sistema educativo, hay cosas que no han cambiado tanto. Como que para tener una buena caligrafía hay que practicar con lápiz y papel. Lo saben los profesores y lo saben los padres que buscan tener a los niños entretenidos y, en la medida de lo posible, sin perder hábito de trabajo. Así se entiende que las ventas de los cuadernillos hayan crecido un 270 por ciento. Seguro que en más de una familia han aprovechado para comprar algún cuaderno repetido y recordar viejos tiempos. No sería mala cosa acabar el confinamiento con buena letra.

Terminar la cuarentena con una caligrafía de diez