Mariló se vuelve la antítesis de ella misma

|

La creatividad nunca ha sido bien entendida. Que se lo digan a Mariló Montero, autora de una auténtica antología de la inventiva, que se ganó más burlas que ovaciones cada vez que dio muestras de su talento. Con el truculento asunto de la muerte de Asunta se ganó unha chea de mofas, pues un día afirmó que si la niña acababa de ser asesinada “todavía estaría blandita” y otro que “la esquela de la familia de Asunta la firma un tal Q.E.P.D.”. En otra ocasión confundió el Miño con el Nilo e incluso llegó a preguntarse si al trasplantar un órgano se podía trasplantar el alma. Todo eso ocurrió cuando era una estrella de las mañanas televisivas, pero ahora, menos catódica, se ha vuelto seria, al menos para referirse a Pablo, antes Pablo Manuel, “Viva la Gente” Iglesias, quien en su día aseguró que la azotaría hasta hacerla sangrar. “Es un psicópata carismático, carece de empatía y no siente remordimientos”. No, esta vez no iba de broma.

Mariló se vuelve la antítesis de ella misma