Una “M” para los mayores

|

solo fue un globo sonda ya que Interior lo desmintió, pero es cierto que la Fiscalía de Salamanca planteó una reforma legal para que los conductores a partir de los setenta años tuvieran que recordar sus años mozos y volver a llevar la “L” en el cristal. Eso sí, en lugar de una “L”, la Fiscalía proponía una “M”, se supone que de “Mayor al volante”. Lo curioso es que esta propuesta se produce en un país en el que todos los conductores están obligados a demostrar su pericia al volante con un examen y, luego, cada poco tiempo, tienen que superar un examen médico y psicotécnicos que certifican que están capacitados para seguir conduciendo. Tal vez el problema es que este tipo de controles están fallando y, con frecuencia, permiten que personas no aptas sigan conduciendo, lo que no significa que todos aquellos que tengan setenta años sean un peligro al volante, como sugiere lo de la letrita.

Una “M” para los mayores