Un país de zombis

|

Los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE y el BCE tomaron el pasado jueves dos decisiones de mucho calado. Por un lado, la Unión Europea dio el visto bueno final al Fondo de Reconstrucción, después de algunos problemas con Hungría y Polonia. Y, el BCE anunció más munición, más compra de deuda, por valor de 500.000 millones de euros. La reacción de mucha gente ha sido de entusiasmo. Europa y su banco central van a regar de dinero a los países para que, con un mínimo control, gasten millones y millones de euros. Sin embargo, habría que hacer una reflexión serena y entender que el endeudamiento masivo será a medio plazo un lastre, sobre todo para países que como España están ya hiper endeudados y que presentan un déficit descomunal en sus cuentas.

Además, no es oro todo lo que reluce. Los 140.000 millones de euros que le corresponderían a España en forma de préstamos y transferencias deben ir acompañados de planes serios de transformación de la economía y reformas estructurales. Hoy no conocemos ni uno sólo de esos programas y muy probablemente muchos serán para grandes corporaciones. Sí sabemos que hay consultoras, organizaciones empresariales, comunidades autónomas y otros buscando la forma de hacerse con algo de dinero para sus proyectos, que no necesariamente serán de modernización, de emprendimiento, sino para apuntalar sus dañadas estructuras. Y es muy probable que veamos como el Gobierno dedica millones de euros a crear o mantener redes clientelares que afiancen esta legislatura y ya veremos si la siguiente, como pretende.

También, como decía, el BCE ha sacado otra vez la manguera del dinero con la que sostendrá mucho tiempo más las primas de riesgo y la financiación. Así que, entre los fondos europeos, la compra de deuda y la situación económica en la que cientos de miles de puestos de trabajo están “adormecidos” en los ERTE y las decenas de miles de empresas que resisten a duras penas, España está a un paso del mundo zombi. Ya ha dicho, además, el Banco de España, que el impacto del dinero del fondo europeo será un 50% menos del que prevé el Gobierno. Urge, como ha dicho la AIReF, que se presente un plan de consolidación fiscal antes de abril, a pesar de que la UE haya retrasado el cumplimiento de los objetivos de déficit. Desgraciadamente, no creo que lo veamos, pero ahí queda el recado.

Un país de zombis