A vueltas con la extra

|

Muchos de ustedes ya lo sabrán: La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional ha expresado sus dudas acerca de la constitucionalidad de la supresión de la paga extra de diciembre de 2012 a los empleados públicos porque entiende que “se ha podido vulnerar” el derecho constitucional que garantiza la imposibilidad de aplicar con carácter retroactivo “medidas restrictivas” de derechos individuales. En una providencia que se dictó el pasado 29 de enero, la Sala acordó, por “unanimidad” preguntar a las partes y a la Fiscalía si procede plantear cuestión de constitucionalidad, para lo que debieron haber respondido en un plazo de diez días, como supongo que ya se habrá llevado a cabo. En línea con la doctrina del Tribunal Supremo, la Audiencia Nacional entiende que las gratificaciones extraordinarias son una manifestación del salario diferido, que se devenga diariamente. En este sentido, señala que la supresión de la paga extra decida por el Gobierno no hacía excepción alguna de la parte ya devengada cuando entró en vigor la medida, el pasado 15 de Julio.

Por esta razón la Sala “replanteó la posibilidad” de que esta medida vulnerara el artículo 9.3 de la Constitución, en el que se garantiza la irretroactividad de las disposiciones restrictivas de derechos individuales. “En la medida en que la norma suprime el derecho de los trabajadores a percibir cuantías ya devengadas, expresamos nuestras dudas sobre su ajuste constitucional”, concluían los magistrados en su documentado alegato.

La Audiencia Nacional dictó esta Providencia en respuesta al conflicto planteado por la empresa estatal Cetarsa. Insistimos: cuando estas líneas vean la luz, esta especie de conflicto ya habrá sido solventado en un sentido o en otro. Pero sea de ello lo que fuere, lo que si está claro es que la supresión de marras, que afectó de un modo directo a varios miles de funcionarios, las consecuencias inmediatas repercutieron en el resto de la sociedad y en todas las plataformas de la vida diaria, desde comercio de toda índole, hasta viajes, pasando por el mundo del regalo, los comestibles, el vestuario y un etcétera increíble de ruina social

A vueltas con la extra