Una venganza de lo más salvaje

|

Hay quien esto de que te despidan no lo lleva muy bien. Es el caso de un exempleado de la fábrica que Mercedes tiene en Vitoria. El pasado 31 de diciembre, descontento con que los responsables de la factoría decidieran prescindir de sus servicios, decidió entrar con una excavadora en la planta y arrasar un parking de furgonetas que había en las instalaciones. La acción, según explicó la Ertzantza, fue muy bien calculada. Robó la retroexcavadora de una empresa situada en el municipio de Villarreal de Álava y la condujo durante 21 kilómetros hasta llegar al parking de la factoría de Mercedes. Además, su venganza la salió cara a la marca, ya que los daños causados se estiman en cinco millones de euros.

Una venganza de lo más salvaje