UN ACUERDO PARA EL FUTURO

|

El acuerdo para el traslado de Repsol al Puerto Exterior es mucho más que un cambio de emplazamiento de una empresa, ya que supone el primer paso hacia la transformación urbanística de A Coruña. La venta de los terrenos de los muelles interiores para su transformación en zona residencial modificará por completo la fachada marítima de la ciudad y esta se adecuará a las tendencias del urbanismo actual, mucho más humano que el que triunfó durante gran parte del siglo XX. Ese anhelado cambio deberá tener a su mejor aliado en el Plan General, cuyas disposiciones garantizan un desarrollo equilibrado y ponen coto a los desmanes que durante tantos años caracterizaron la arquitectura herculina. Cerrada, pues, esa lamentable etapa hay que empezar a pensar en el futuro.

UN ACUERDO PARA EL FUTURO