UNA CAÍDA INCOMPRENSIBLE

|

Cerámicas do Castro es otro ejemplo más de cómo la crisis puede sacudir a empresas que, hasta este momento, eran consideradas poco menos que ejemplares. El juez ha declarado el concurso de acreedores sobre la firma y sobre Sargadelos, dos nombres que durante años fueron sinónimo de calidad y exclusividad. Algo similar al mal momento que está pasando otro gigante como Pescanova. Resulta difícil de entender cómo este tipo de compañías son capaces de hundirse en lo más profundo del pozo de la quiebra.

UNA CAÍDA INCOMPRENSIBLE