LA RUINA DE ESPAÑA

|

Ahora sí que ha llegado la ruina a España, una nación de naciones mal avenidas, donde sus jóvenes investigadores han de emigrar en busca de mejores espacios para desarrollarse. No entiendo por qué han de irse estos jóvenes formados en España, cuando más los necesitamos aquí. Hay que cuidar al ser humano, pero también a su hábitat.

A medida que la economía verde progrese, alentada por una verdadera escuela de moral que es lo que ha de ser la ciencia, todos ganaremos. Ya lo dijo Cervantes: “Ninguna ciencia, en cuanto ciencia, engaña; el engaño está en quien no lo sabe”. El caso de España, es un monumento a la idiotez y una ofensa al investigador. La cifra asignada a la I+D+i es de 6.397,63 millones, lo que supone 2.192,16 millones menos de lo aprobado para el 2011, es decir, un 25,52% menos. Es una lástima que la creatividad sufra mermas económicas cuando más se requiere.

Por otra parte, nuestros dirigentes han de considerar que el crecimiento económico depende cada vez más de la investigación. En consecuencia, el tijeretazo en estos recursos no es de recibo, como decían en su programa electoral, con el que ganaron las elecciones y hoy forman gobierno. Por mi parte, subrayo otra vez: la ruina de España está servida; le falta el activo rodaje del mundo científico y tecnológico. Rectificar es de sabios.

LA RUINA DE ESPAÑA