La lencería que hunde al Beneguai

|

xavier Vence nunca lo tuvo fácil en el Beneguai; los sables de los coroneles de la UPG pendían permanentemente sobre su cabeza listos para darle una labazada –no con el filo, eh, sino con la parte plana– en cuanto se desviase un milímetro. A la mínima le recordaban que era el yerno de Camilo Nogueira, a quien los upegallos consideran o demo y del que aseguran que se perfuma con colonia de azufre. Aun así, Vence llegó a voceiro nacional, cargo que abandonó con una rajada bestial. Ahora insiste en que el “corsé” de la UPG hace que el Bloque sea poco atractivo. ¡Ahí va!, con lo seductores que son los corpiños... ¿Irá con segundas eso de la lencería? FOTO: vence dice adeus | aec

La lencería que hunde al Beneguai