El poder limitado de los Pujolone

|


ANDORRA no es Cataluña, pero casi. Los Pujolone, acostumbrados como estaban a disfrutar de un poder absoluto en Cataluña, querían mandar también en Andorra. No se trataba de nombrar príncipe al que fue honorable –o, al menos, tuvo derecho a usar ese adjetivo precediendo a su nombre– sino de que el banco donde guardaban el dinero destruyese toda la documentación relativa a sus cuentas. Lógicamente, Andbank respondió que no y, lógicamente, la familia retiró su fortuna de la entidad, que entregó al juez todos los papeles cuando se los pidió. La futura República de Cataluña tendrá que anexionarse Andorra como castigo.

El poder limitado de los Pujolone