El difícil papel de Calviño

|

La ministra coruñesa de Sánchez, Nadia Calviño, contaba, antes de acceder al Ministerio de Economía, con un gran predicamento en Bruselas, donde ejercía un importante cargo. Por eso, seguro que más de un colega la habrá llamado estos días para preguntarle qué está pasando en España, que minimiza sistemáticamente la repercusión económica que la pandemia tendrá en las finanzas patrias y que se resiste a acudir al fondo europeo de rescate, algo que en la UE consideran fundamental para salvar al país. Es de suponer que les explicará que la política es algo muy distinto de la economía real y que, a veces, hay que perder dando la imagen de que se vence para seguir ganando en las urnas. Y, aun así, no se atreve a negar tajantemente que tendremos que ser rescatados. Vamos, que la situación debe de ser mucho más grave de lo que la mayoría de ciudadanos imaginamos.

El difícil papel de Calviño