Un día del padre muy especial

|

Lo recuerdo desde niño como un día de fiesta grande para todos, hijos, padres y abuelos. Una festividad en la que en todas las casas se homenajeaba al cabeza de familia. Se trata de una tradición católica europea fijada el 19 de marzo, día de San José, padre adoptivo de Jesús.
En esta ocasión el día del Padre, que en muchos lugares ha dejado de ser fiesta nacional para pasar a ser festivo local o autonómico, va a tener un sentido muy especial, y tremendamente particular y privado, motivado por el estado de excepción en el que nos encontramos luchando contra el enemigo común que se llama coronavirus.

La festividad del Día del Padre para los que ya peinamos canas desde hacer algunos años era un motivo importante para que toda la familia se reuniese en torno a la figura paterna en un día en el que se paralizaba toda la actividad laboral y educativa.

Este año el día de hoy, 19 de marzo, será una festividad reducida a los confines de los metros cuadrados de la vivienda en la que superemos el sexto día de confinamiento con los menores de la casa viendo desde las ventanas y balcones los parques infantiles sin poderlos utilizar. Una dura prueba que necesita de la máxima colaboración de todos para erradicar la lacra que nos viene atenazando día a día, y que se resiste de forma alarmante para la que los mortales que la padecemos de forma indirecta y sin contagio, sea un punto de inflexión y de solidaridad en el que la peor parte la están soportando los más pequeños a los que es muy difícil explicarles qué es lo que pasa. 

Y prueba de lo que decimos es un vídeo que circula por la red en el que se ve un niño de dos años escasos que repite: “calle, calle…”, y se dirige a la puerta de salida de la casa dándole unos pequeños golpes. Es en verdad duro. Algún día, cuando el niño sea mayor, su progenitor le tendrá que explicar en un nuevo Día del Padre porque cuando era pequeño no pudieron ir al parque.

A todos los que sois y somos padres ¡Feliz Día del Padre! En este 2020 será muy especial por lo que tendremos que fortalecer nuestra imaginación en los metros cuadrados de nuestra morada. Recordemos que el bien común prevalece sobre el privado. 

Un día del padre muy especial