:::: SABADO ::::

|

La Junta Electoral también entra en la campaña

ESTÁ bien la cosa. Resulta que arranca la campaña electoral y, a las primeras de cambio, la Junta Electoral ya tiene que sacar el látigo para flagelar con sus sanciones a los alcaldes de Vigo y Santiago, que decidieron hacer caso omiso de lo que marca la ley. Abel Caballero tendrá que pagar 3.000 euros por organizar un acto prohibido con colectivos sociales y lograr así ese tipo de foto que tanto gusta a los cabezas de cartel. Por su parte, Agustín Hernández también ha recibido el pertinente rapapolvo y tuvo que modificar la página web del Ayuntamiento compostelano después de que desde esa plataforma se informara de las obras y mejoras realizadas en la calle Carreira do Conde y de la puesta en marcha de una campaña de promoción del comercio local. El consuelo que le queda al exconselleiro es que, al menos él, no tendrá que echar mano de la cartera ya que, en su caso, los responsables de la Junta Electoral no pidieron sanción económica.

Ser o no ser como el aeropuerto de Oporto

A cuenta de que el de Oporto es el primer aeropuerto de Galicia, el alcalde de la ciudad portuguesa agitó el avispero, y ahora, en plena campaña, andan los políticos de estos pagos a vueltas con la necesidad de que Alvedro, Peinador y Lavacolla se coordinen para competir con el aeródromo luso. Y es posible que Feijóo tenga razón y que sea preciso que las tres infraestructuras trabajen de forma organizada y que se repartan destinos y aerolíneas para que todos puedan crecer y, así, garantizarse la pervivencia. Sin embargo, la realidad es que ninguno de los aeropuertos gallegos debe aspirar a convertirse en el Oporto gallego. El Sá Carneiro no es más que una terminal con millones de viajeros. Unos pasajeros que pasan por ella, pero que no se quedan. Galicia tiene que aspirar a ser capaz de usar sus aeropuertos como un arma de crecimiento económico y no como la rampa de lanzamiento de la riqueza que se quedarán otros.

El sueldo de los cargos
públicos

CON frecuencia, los cargos públicos aseguran que ganarían mucho más si trabajaran para una empresa privada que para el Estado. Seguramente no les falte razón cuando realizan esta afirmación. Sin embargo, también es cierto que las responsabilidades que adquieren no son las mismas. Es lo que sucede con la expresidenta del banco malo, Belén Romana, que decidió protegerse contra la variación de los tipos de interés justo antes de que empezaran a caer. Su precaución nos cuesta a todos 2.700 millones.

El problema que causa una jubilación

LA jubilación de un funcionario está causando numerosos problemas al concello de Lugo y un gran cabreo a los ciudadanos. El hombre en cuestión era el responsable de controlar los contadores del agua y, ahora, al no haber quien realice su trabajo, las facturas que se emiten son estimadas, por lo que los consumidores denuncian que se les está cobrando más de lo debido y eso, en época electoral...

Los empresarios siguen a la greña

CON media España analizando encuestas y la otra todavía pensando a quien votará el próximo día 24, los empresarios gallegos se ven abocados a pasar por un proceso similar si antes no se produce un milagro en la Confederación de la patronal. Los críticos al actual presidente, José Manuel Fernández Alvariño, están convencidos de que conseguirán los apoyos necesarios para paralizar la cuentas de la entidad y, con ello, forzar la celebración de nuevas elecciones. Tanto en un bando como en el otro se muestran prudentes, pero de puertas para adentro aseguran que la situación no tiene vuelta atrás. Frente a Alvariño estaría una vez más el coruñés Antonio Fontenla, que ha conseguido sumar para su postura a los empresarios de Lugo, a quienes el presidente actual, durante su campaña, había prometido aumentar su peso en el seno de la organización. Algo que no cumplió y que ahora le pasa factura en forma de apoyo a su rival.

La distinta realidad que viven
De Guindos y Yanis Varufakis

VARUFAKIS salió convencido de su reunión con Luis de Guindos de que España apoyará a Grecia en la reunión del Eurogrupo. El peculiar ministro griego de Economía hizo estas declaraciones que, curiosamente, luego fueron matizadas por el Gobierno español. Lo que para Yanis Varufakis era apoyo sin más, para De Guindos se trata de un respaldo condicionado a que cumpla con las reglas que tanto el Eurogrupo como la UE le están imponiendo al país heleno. Es decir, que el griego volvió a pintar la realidad del color que más le apetecía.

La inutiliad
del Inem

A estas alturas no hay quien defienda al Inem. Al menos en su condición de agencia de colocación. Solo el 2% de los asalariados logró en 2014 su empleo a través del organismo estatal. Es decir, que solo sirve para tramitar el papeleo.

Navantia empieza a ver la luz al final del túnel de la crisis

PARECE que los brotes verdes también se ven para el naval. Navantia acaba de conseguir un contrato para asesorar en la construcción de un megabuque turco que garantizará unas 900.000 horas de trabajo, que traducido a puestos de trabajo son un montón. Además, los astilleros públicos se embolsarán 140 millones de euros en calidad de socio tecnológico, lo que supone un buen pellizco.

Los encuestadores del Reino
Unido también se abonan al fallo

ESTÁN la mitad de los políticos de este país poniendo velas y alzando plegarias a San Judas Tadeo, que ya se sabe que además de milagrero es el patrón de los imposibles. Y sus peticiones se centran en conseguir que las encuestas que día a día se van publicando tengan tanto tino como las que lo hacían en el Reino Unido. Solo unas horas antes de que se abrieran los colegios electorales, el matrimonio Cameron comenzó a hacer las maletas para salir del 10 Downing Street por la puerta de atrás y antes de que los desalojaran los laboristas. Y, sin embargo, una vez finalizado el recuento de los sufragios se ve con fuerza suficiente para seguir en la coqueta residencia oficial otros cinco años. Y es que últimamente, las previsiones demoscópicas fallan más que las escopetas de feria.

:::: SABADO ::::