También en esto hay clases

|

Desde el inicio de la pandemia hemos repetido en infinidad de ocasiones que el virus no discrimina, todos le parecemos igual de apetecibles. Y aunque eso sigue siendo así, las condiciones socioeconómicas sí influyen en las posibilidades de que nos infectemos. El perfil con más riesgo es el de una mujer con recursos económicos por debajo de la media y extranjera. Una de esas combinaciones que ya de por sí suponen una lucha diaria y que el Covid-19 viene a hacer que sea todavía más cuesta arriba. Es una de las conclusiones que se extraen del estudio de seroprevalencia, que reflejan con números que tener un buen nivel de renta y no trabajar en uno de esos sectores que todavía parecen reservados a las mujeres, como la limpieza o el cuidado son clave para que el bicho no nos ronde a todas horas. Por más que queramos que no sea así, en esto también hay clases.

También en esto hay clases