Ambiente electoral

|

Desde hace bastante tiempo venimos sufriendo la sensación de estar en campaña electoral, a pesar de que la misma de manera oficial, no comenzó hasta hace poco más de una semana, y afortunadamente, con menos ruido que otras veces.
Pero ello no impide que las distintas formaciones políticas no estén entregadas en cuerpo y alma en convencernos para que les otorguemos nuestro voto. Estamos en una campaña totalmente opuesta a lo que con tanto entusiasmo –y acierto– proclamó Anguita: “Programa, programa”.
Ahora brillan por su ausencia las propuestas, superadas por los slogans, no hay contenidos y sí insultos, descalificaciones, etc., dando una pobre imagen de la calidad de los candidatos; no se presentan acciones para mejorar la vida de los ciudadanos, sino que todo el empeño está en ganar al rival.
Mal, muy mal el panorama que nos ofrecen, por lo que recomiendo al ir a votar, tener en cuanta la frase evangélica más adecuada a la situación: “Por sus obras los conoceréis”. Ojo al dato.

Ambiente electoral