DESPUÉS DEL HOMENAJE

|

El homenaje que ayer se rindió a los héroes del Orzán supone mucho más que un puro acto formal, pues demuestra que A Coruña sabe honrar la memoria de quienes expusieron su vida, hasta el punto de perderla, por tratar salvar la de otra persona. Pero, además, el emotivo acto debería servir para que en la conciencia de todos los ciudadanos quede grabado de forma indeleble el mensaje de que no se puede jugar con el mar cuando está en unas condiciones tan peligrosas como las de la madrugada de aquel 27 de enero. Ahora bien, como los inconscientes no desaparecerán por arte de magia es preciso que cuanto antes se apruebe la ordenanza que regulará el acceso a las playas.

 

DESPUÉS DEL HOMENAJE