Un tiro en un pie que sale bastante caro

|

UNO va a Suiza a achantar pasta, a comprar queso, a buscar una vaca morada, a tratar de conseguir chollo –si es gallego– y regresar en el verano con un coche en cuya parte trasera luzca una pegatina con las letras “CH”. En la aldea se crea revuelo y se preguntan qué marca de automóviles es esa. Si uno nace por esas montañosas tierras sabe que son las iniciales de Confederación Helvética. Allí, aunque parezca mentira, hay que hacer la mili, donde además de los arrestos caen multas económicas. A un recluta lo han castigado con 400 euros al disparase en un pie por distraerse con el móvil. ¡Qué suerte tiene Froilán de no ser suizo!

Un tiro en un pie que sale bastante caro