La soledad, el otro daño colateral

|

Hay un daño colateral que está dejando la pandemia y del que no se habla demasiado. Es el sentimiento de soledad que padecen muchos ciudadanos. Para sufrirlo no hay que ser ni joven ni mayor. Tanto los ancianos, a los que la pandemia ha recluido en sus hogares, como los jóvenes, que ven como su único modo de socializar son las pantallas de su teléfono. Hay ya realizados algunos estudios que destacan que, en el caso de los más pequeños, uno de cada tres se siente solo a causa de la pandemia. Sin lugar a dudas, la enfermedad nos está robando a todos parte de nuestra vida, pero, en el caso de los jóvenes, este hurto es más grave, ya que están en esa etapa en la que se fragua las amistades que luego duran toda la vida. Es evidente que hay muchas víctimas, pero también hay personas afectadas por el coronavirus aunque nunca se hayan contagiado ni hayan perdido a un ser querido.

La soledad, el otro daño colateral