LOS QUE VIVEN DEL CORDERO

|

Es el comentario de cada día lo de los sueldos que perciben los políticos, que han convertido este aparente servicio al bien común en una actividad mejor retribuida que la de su negocio empresarial, ejercicio profesional, o empleo público o privado y, desde luego, menos arriesgada y en la mayoría de los casos, más descansada.
La prueba está en los sucesivos reenganches de tantos y tantos mediocres personajes, que por ser incluidos en una lista por las mandamases de cada partido forman parte de los elegidos por el pueblo soberano, que perciben puntualmente sus retribuciones antes que nadie.
Y écheles usted de comer aparte, a tantos otros que figuran en nóminas de “chiringuitos”, consejos de administración y órganos de mil formas y categorías.
Pues ahora, si tiene tiempo amable lector, coja una calculadora y a sume. Empecemos por los ayuntamientos. 8.117 municipios en toda España. Y pongámosle a cada alcalde un suelo promediado, dada la variedad de sus estipendios fijos, porque los otros no hay matemático que dé con ellos. Pues sólo de mis 8.117 ayuntamientos, a un suelo medio de 50.000 euros anuales por alcalde nos da un montante de 405.850.000 euros (Pts. 67.527.758.100).
Y sumados los concejales y sus tenencias de alcaldía con dedicación exclusiva y los que no la tienen (por hoy  en este artículo no caben más), a razón de 121.755 en nómina, (15 concejales sólo por cada Concejo, de promedio) y una retribución de 20.000 euros anuales de media a cada uno, totalizan 2.435.100.000 euros (Pts. 405.166.548.600). Es decir, sumados alcaldes y concejales, muy por bajo, en nuestro país, perciben como mínimo un total de 2.840.905.000 (Pts. 472.694.386.700) con lo que ya me dirán ustedes la cantidad de cosas que se podrían hacer de mucho más provecho.
Por hoy y como escarnio, ya llega.

LOS QUE VIVEN DEL CORDERO