La conjura se extiende al mar

|

 


EL alcalde de Oporto, Rui Moreira, aquel que calificó a Peinador como “un aeropuerto miserable” y a Vigo como “la salchicha fresca en medio de una francesinha” (el bocadillo típico de su ciudad), no deja de argallar planes contra el imperio del todopoderoso Caballero, don Abel. Ahora ha conseguido que se descarguen en los muelles portuenses mercancías para Navidad destinadas a al puerto vigués... Como le construya un estadio al Celta en Valença, el club cruza el Minho y se cambia de Liga.

 

La conjura se extiende al mar